Una pena

Bajamos dirección a la capital Nouackchott. Atravesábamos pues la carretera del secuestro, llena de controles y gente ajena a AQMI.

Debo decir que el paisaje impresiona. A los lados se amontonan km de arena que va mutando en forma y color según avanzan los kilómetros. Y es extraño, porque uno siempre se imagina el desierto igual y no espera encontrarse estas variaciones en su propia moda. De como suelos secos y compactos, con cuatro matojos pasas a arenas finas que se van amontonando en dunas amarillentas, blancas.

Hicimos un stop técnico para comer unos ricos platos de comida mauritana. En un momento fui al servicio y al regresar, un mauritano joven conversaba con mis compañeros. Al sentarme, me dirige la palabra: “así que vais hasta Hombori en el coche, muy bien. En Mauritania no vais a tener ningún problema”. Estupendo. Desde luego que nadie nos va a secuestrar, pero yo no le voy contando mi itinerario a nadie por muy bien que hable el español. Así que, después dejamos claro que lo suyo es la prudencia, no por secuestros, si no porque el palo si te lo pueden meter.

El hombre resultó ser bastante amable y educado y parecía manejar dinero con gusto. Nos sugirió visitas que poder hacer en el país y nos animó a no temer por AQ.

Finalmente llegamos a la capital, como tantas otras africanas: ruidosa, llena de coches, contaminada e inacabada. Nos alojamos en un camping y fuimos a cenar algo y en mi caso a comprar una tienda-mosquitera.

Allí coincidimos de nuevo con los de las furgonetas francesas, unos ingleses a los que querían timar por salir del país y unos españoles.

Y esa es la pena, que posiblemente en ese camping se concentraba todo el actual turismo del país, reducido a 40 personas si llegaba. Todo por un miedo enfermizo a un secuestro en nombre de a saber quien, cuando cualquier estadística diría que estás en un país más seguro que el de que proveníamos. Una pena.

Y así se resume Mauritania, dos días de viaje viendo cambiar las arenas, sintiendo algo de su calor; y como no, cumpliendo con lo que toda persona debe hacer una vez en la vida:

duna

duna2

la croqueta

la croqueta dos

paisaje

algún lugar de mauritania

el sahara

Anuncios

Acerca de kemencito

De la mano...
Esta entrada fue publicada en Cat malí 2010. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s