Rosso, Rosso, qué bonito es Rosso (1)

En este mundo occidental de cuantificarlo todo estamos habituados a hacer las listas TOP ten. Ya sabéis, del 1 al 10.

Bueno y en esto del viajar no iba a ser menos. Y una de esas listas de top ten habla de cruce de fronteras. En nuestro caso de los 10 peores pasos fronterizos. Y en este punto nos encontramos nosotros.

Llegaba una gran prueba de fuego, cruzar a Senegal.

Esperamos un rato a nuestros ingleses, con quienes accedimos a ayudarles a cruzar o al menos, a que no les tangaran 200€ por cruzar. Pero, se nos retrasaban demasiado y además iban en convoy, cosa que no nos convencía demasiado, así que quedamos en vernos en la frontera.

El camino hasta la frontera fue liviano viendo como el paisaje va cambiando de desierto a sahel, con algo más de verde (y la sorpresa ya viene al cruzar el río que separa ambos países).

Nuestro primer plan era cruzar por Diama, un paso fronterizo con un puente, algo de corrupción y siempre posible pasar. Pero, como siempre hay un pero. Pero para llegar a él hay que atravesar una pista que en nuestro caso estaba con lluvias. Después de unas vueltas para encontrarla, la pista definitiva de que no podríamos pasar, nos la dio un bonito land rover último modelo conducido por un local que decidió darse la vuelta ante el charquito que nos encontramos. Confiábamos en nuestro petite bambino, pero tampoco íbamos a forzar Rolling Eyes

Así que media vuelta y dirección a Rosso…

Hablaba antes del top ten. Bueno, hay gente que ubica Rosso en un honroso tercer puesto como peor paso. Y bueno, no sé si es así, pero desde luego de todas las fronteras que he tenido el placer de cruzar, es la peor.

Según llegas, una maravunta de chavales buscavidas se echa encima del coche diciéndote que no vayas por Diama (sea verdad o mentira que está bien). Un poli cierra una puerta metálica para que nadie se cuele. Nos abre y aparecemos en un gran aparcamiento de espera, ya que por aquí hay que cruzar en ferry.

Las fronteras del mundo mundial son todas iguales: un paso policial y aduanero donde te sellan todo; una revisión de mercancía; paso militar y ale, adelante para repetir el proceso en el otro lado. Además, como gente que piensa, lo colocan esto todo de seguido, por eso de ahorrar paseos.

Bueno, aquí no. Ni en uno ni en el otro lado. Así que los buscavidas están ávidos de los primerizos que no saben donde está nada y ves como te mandan de lado a lado cual Asterix en las 12 pruebas.

Así que nos repartimos funciones: yo arreglaría papeleos, otro apoyaría los estreses y el tercero en discordia se quedaría custodiando el coche.

Total, había tiempo, el ferry estaba de descanso y teníamos dos horas para intentar arreglarlo.

Por de pronto me fui quitando a 3 buscavidas, el último bastante insistente. Después de pagar una extraña tasa ( Rolling Eyes ) de salida, conseguimos pagar el ferry y aduanas. Al final tuve que tirar de un chaval que controlaba el inglés.

Anuncios

Acerca de kemencito

De la mano...
Esta entrada fue publicada en Cat malí 2010. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s