Rosso, Rosso, qué bonito es Rosso (2)

Mientras esperábamos, corría la noticia de que en Senegal estaban tirando todos los vehículos de más de cinco años. Primero lo tomamos como nos lo dicen porque no hemos caído con ellos. Pero, un francés bastante equipado había vivido la situación y efectivamente, la ley había cambiado: nuevamente cualquier vehículo de más de cinco años no podía pasar.

Bueno, decidimos emprender de todos modos. De la que aparecieron los ingleses y comentamos la ruta que debían seguir de gastos y cómo estaba la situación.

Montamos en el ferry y a la llegada al otro lado, otro caos de gente, de vividores y nuevamente reparto de funciones.

Conseguimos la visa para entrar, pero, oh problema, no pasaba el coche. Así que, vuelta para aquí, vuelta para allá; un policía que me lo explica en su pobre español; de aquí, de allí… bueno, por ahorrar tiempo vamos sacando el seguro. Como en Mauritania, se ve que van aprendiendo y estaba a buen precio.

Finalmente consigo hablar con el jefe del puesto y le explico mi situación, enseñando todos los papeles para que vea que evidentemente no íbamos a vender el vehículo. Nada, lo máximo que sacamos son 24 horas para salir de Senegal y pasar a Malí o a Gambia.

Pasar a Malí en 24 horas es practicamente imposible o en resumen, es una paliza más con el coche que íbamos. Y en Gambia no teníamos buenos puestos fronterizos para después pasar a senegal en algún punto más cercano a Malí.

Conclusión, cogimos esas 24 horas para Malí y ya improvisaríamos algo.

Resultado final, tras 5 horas de subir, bajar, ir y venir conseguimos la visa, el seguro, 24 horas, pagar a nuestros buscavidas un tartamudo (dios que inglés) y un chaval senegalés que nos indicaron los caminos; vimos como volaban los billetes de aquí para allá; y pese a nuestro custodiador de coche, lo peor de todo es que los niños se salieron con la suya y nos lavaron el auto. Cinco horas sin que lo tocaran y al final, en un despiste según nos giramos el coche lavado Laughing

En fin, le vino bien, pero no me gusta pagar el trabajo de la infancia.

Así que si, si algún día os aburrís mucho, Rosso es un buen centro de ocio donde tratar de no perder la paciencia.

Y bueno, aquí las fotos del cambio de paisaje

mauritania final

hacia Rosso

senegal

Rosso quedó atrás

y aquí Rosso

Rosso

rosso

Rosso aparcamiento

al fin

Anuncios

Acerca de kemencito

De la mano...
Esta entrada fue publicada en Cat malí 2010. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s